En la gran pantalla nada es lo que parece ya que gran parte de los entornos donde se graban las escenas, los efectos visuales o elementos inexistentes se consiguen gracias a la “magia” de la  tecnología. Es un universo cada vez más virtual muchos más de lo que se imaginan.

La tecnología en el cine debe considerarse como un complemento y  no como un elemento sustitutorio de realidades. Por ejemplo Se puede hacer una explosión, pero luego le vas a meter el triple de fuego y de objetos volando.

Pero, ¿por qué se recurre a esta “magia” en el cine? Pues principalmente por dos razones, la primera se debe al ahorro de costes que se producen gracias a la digitalización de muchos efectos especCineiales y visuales y la segunda para mantener el incremento de la atracción con el objetivo de cautivar al espectador. Pero no solo se trata de hacerlo  más espectacular sino de aprovechar los recursos de forma adecuada pueden suponer otro tipos de beneficios.

Sin embargo, todo este proceso de implementar la tecnología no es un trabajo fácil y muchos menos rápido. Aunque los resultados son asombrosos un plano de 3 segundos, puede suponer un mes de trabajo para los especialistas. Para que comprueben el nivel al que se ha llegado hoy en día  para una película como el libro de la selva  desde un solo ordenado supondría más de 1500 años de renderización.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *